De Donde Venimos? ** Brasil **

De Donde Venimos? ** Brasil **

domingo, 25 de noviembre de 2007

El Arquitecto Daniel Fernadez Shaw

ARQUITECTO DANIEL FERNANDEZ SHAW

El Arquitecto venezolano Daniel Fernández Shaw, participa en el desarrollo de las torres de parque central Su construcción se llevó a cabo por el Centro Simón Bolívar, compañía estadal para el desarrollo urbano de Caracas.




Actualmente trae propuestas en torno a soluciones en sectores de bajos recursos que benefician a una colectividad en mejorar sus viviendas.


PROPUESTA A RESALTAR:

La idea es diversificar a lo largo y ancho del país, mediante las cuales los barrios populares del país sean remodelados en su estructura física y de servicios, a través de un proyecto de diseño urbanístico, que convierta un sector del barrio en una isla de excelencia con respecto al resto de la comunidad, para que por etapas se vaya abarcando la totalidad de la barriada, luego los barrios aledaños y sucesivamente todas las comunidades pobres del país. Un proyecto creativo e innovador como el del arquitecto Fernández-Shaw, aplicado sistemáticamente en diversos puntos del país, promueve no sólo el mejoramiento del barrio en sí, sino que ataca directamente la pobreza al dotar a las familias pobres, de una vivienda digna y confortable, con el añadido de que su entorno comunal se transforma en un lugar vivible, ya que el mecanismo del condominio otorga un sentido de propiedad comunitaria que hace que los miembros preserven la integridad, limpieza y seguridad de su espacio.

Los retos fundamentales para una propuesta como esta provienen de la aceptación por parte del barrio del proyecto urbanístico y de la cesión del derecho individual a la figura jurídica del condominio. Al principio será muy duro vencer la desconfianza de los miembros más conservadores del barrio, sobre todo porque no existirán antecedentes, o sea una obra que mostrar y que sirva como efecto demostración y de convencimiento; además será realmente duro para una familia pobre que por fin reciba la titularidad de la tierra ocupada ilegalmente, ceder ese derecho a una propiedad colectiva amparada bajo la figura del condominio. Estos son problemas estratégicos y que requieren mucho diálogo y negociación con la comunidad. De todas maneras es improbable que todos los miembros de un sector suscriban la propuesta, por lo que es previsible que dentro del conjunto haya personas que decidan que su vivienda no será objeto de remodelación.

Lo cierto es que existe en el país cerca de 1.000.000 de viviendas en condición precaria o en un estado que requiere su urgente remodelación. De este millón de unidades por lo menos 600.000 viviendas están ubicadas en barrios y son esas cuya condición es deplorable. Es en esta realidad donde la propuesta del arquitecto Daniel Fernández-Shaw cobra significado ya que más que construir nuevas viviendas en terrenos más aptos pero alejadas de la ciudad o en zonas distintas a aquellas de mayor concentración demográfica, se requiere crear condiciones dignas en el entorno comunal de los barrios de Caracas y en el de las grandes ciudades del país.

La realidad indica que los habitantes de los barrios van a permanecer en sus sitios de residencia generación tras generación y cada vez más los barrios están creciendo verticalmente, lo que le añade peso al terreno y mayor escurrimiento de aguas, todo lo cual conspira contra la estabilidad del suelo. La opción Shaw apunta hacia la búsqueda de un ordenamiento del barrio limitando su elevación, e incluso demoliendo los excesos pero compensando estas necesarias amputaciones. Además, como el diseño urbanístico de las 50 ó 100 viviendas que integran el condominio, responde a un plan previo de ordenamiento del barrio en su totalidad, se asegura que cada parcela de condominio respete el plan maestro del barrio y se dejen los necesarios espacios para la vialidad, caminerías, áreas verdes y espacios comunales.

Atacar el problema de la vivienda en los barrios de una manera creativa e innovadora, involucrando a los propios habitantes, estimulándolos a organizarse en condominios, dándoles trabajo en la remodelación de su propia comunidad, es un reto mayúsculo pero posible para Venezuela porque nos pone a trabajar de una manera nunca vista anteriormente, crea una enorme posibilidad de resolver el problema real de vivienda del país, focaliza la inversión pública en los lugares más críticos socialmente y alienta a la inversión privada hacia un sector no atendido en el pasado, pero que esconde buenas oportunidades de negocio.

2 comentarios:

Enrique dijo...

Hola:
muy interesante este blog.
Me preguntaba si usted tendría algún tipo de contacto con el arquitecto Fernández-Shaw, ya que estoy haciendo un documental y me gustaría entrevistarlo. Mi nombre es Enrique Sanchez y mi correo electrónico es ejsanchezg@gmail.com
Mucho le agradezco cualquier información.

kutunga dijo...

hola enrique, puedes contactarlo a través mio si todavía te interesa. saludos